Ciudadanía

En esta página podréis ver las conclusiones sobre el bloque de ciudadanía que se tratará en el debate. Si no pudiste asistir y quieres dejar tu valiosa aportación puedes hacerlo. Estamos trabajando en una herramienta que permita un debate real en la red para poder continuar el trabajo de estos días, pronto tendréis noticias.

Justa Montero: necesidad de los discursos feministas y ecologistas
«Asistimos a un proceso de degradación de la ciudadanía como práctica social»

  • El concepto de ciudadanía que se utiliza desde el poder encubre, bajo una presupuesta neutralidad e igualdad de derechos, las desigualdades sociales determinadas por la clase, el sexo y la etnia entre otros factores determinantes de desigualdad.
  • Se atribuyen la potestad de determinar quién es y quién no es ciudadano. Ejemplo:la ley de extranjería como ley que establece esos límites de ciudadanía para la población. Conclusión: la ciudadanía, entendida desde el poder, es intrínsecamente excluyente.
  • El debate sobre la ciudadanía es el debate sobre las necesidades, aspiraciones e intereses de las personas, sobre cómo queremos organizar nuestra vida en común, y  ejercer nuestro derecho a participar y definir lo que es de interés general para todas y todos.
  • Estamos asistiendo a un proceso de degradación de la ciudadanía como práctica social. Tres procesos explican esta degradación: la identificación de la ciudadanía como consumidores, su identificación como votantes y  la relación entre los ciudadanos y los derechos individuales. Por paradójico que parezca, la primera víctima de individualismo competitivo e insolidario que impone el neoliberalismo, son precisamente los derechos individuales de las personas.
  • Lo planteado desde feminismo afecta al contenido mismo de la vida en común; una ciudadanía inclusiva no puede estar basada en la dualidad y jerarquía de las diferencias entre hombres y mujeres, las cuales generan desigualdad, subordinación etc; ni dejar fuera cualquier otra expresión de identidad, como supone excluir los derechos a las personas transexuales. Hablar de una buena vida para todas y todos significa que nadie puede estar sometido a violencia ni a coerción, por lo que la violencia sexual y los malos tratos son incompatibles con la ciudadanía real.
  • Por eso, frente a una ciudadanía excluyente, servil, racista, patriarcal y clasista, tenemos que ir construyendo una ciudadanía inclusiva, horizontal, solidaria, emancipadora e indignada. Recuperar esa ciudadanía emancipadora sobre una noción de justicia social que requiere de espacios de participación, como los que estamos construyendo para que todas las personas estemos en igualdad de condiciones para actuar y conseguir el mundo en el que queremos vivir.

Pedro Casas (asociación de vecinos de Carabanchel Alto). El movimiento vecinal como espacio de lucha.
«Ha sido un acierto llevar el 15M a barrios y pueblos»

  • Ha sido un acierto llevar las asambleas del 15M a barrios y pueblos para conectar todo el caudal movilizador del movimiento con la realidad concreta, los problemas y el tejido social de estos espacios naturales de convivencia, relación y solidaridad.
  • El barrio y el pueblo es el lugar donde las instituciones desarrollan y ejecutan muchas de las políticas impuestas por el poder político y económico, se comparten problemas comunes, conflictos comunes y aspiraciones comunes; se tejen solidaridades; se generan confianzas que permiten la organización y se configuran como espacio de aprendizaje en la lucha y la organización.
  • Más allá de las meras reivindicaciones vecinales, el barrio es un espacio de confluencia y colaboración con otros movimientos que enriquecen al ser humano y tiene además potencialidad en el campo laboral, pues el el lugar de trabajo para muchos (polígonos industriales, comercio, servicios personales y hogar…) y aporta una estabilidad que la actual fragmentación y precariedad laboral niegan (por ejemplo las asambleas de de trabajadores, organizadoras de las marchas sobre Madrid).
  • Pasar de la acción esporádica al activismo comprometido: se debe desconfiar tanto de los que taponan el relevo como de los que desprecian, porque sí, todo lo realizado antes (fiestas autogestionadas, etc). La experiencia debe valorarse en su justa medida y hay que ofrecerse para aportar continuidad y coherencia a las luchas que surjan.
  • Es necesario unir las reivindicaciones concretas con la perspectiva global liberadora (el caso de la lucha por un colegio público).

Brigadas vecinales de observación de los derechos humanos

  • Las brigadas vecinales de observación de los derechos humanos (BVODH) llevan un largo recorrido dando y promoviendo una respuesta colectiva a un problema de discriminación y criminalización injustificada de una parte de la población que se produce en las redadas racistas ilegales practicadas por la policía. La respuesta idónea es la respuesta colectiva, abierta a cualquier individuo, barrio o asociación vecinal que se articula desde la presencia en la calle y se concreta en la observación, documentación, denuncia y sensibilización ante la violación de los derechos humanos que supone esta práctica institucional.
  • El trabajo de observación y documentación en términos de migración lleva mucho recorrido. Por ejemplo, el término de redada racista, se explica como un control policial arbitrario efectuado a personas con un perfil racial diferente del entendido como español. Este proceso de identificación se basa en la mera apariencia lo que implica una violación de los derechos humanos y una acción policial ilegal, ya que supone una discriminación y la identificación sólo es legal si es en persecución de un delito.
  • Las consecuencias de las redadas racistas son
    •    la criminalización injustificada de una parte de la población
    •    la diferenciación explícita de ciudadanos de primera y segunda categoría basada en la apariencia
    •    que la población general visualiza esta práctica como legal y justificada asimilando en consecuencia como legitima una discriminación racial.
  • La calle se convierte así en un espacio donde no se defienden los derechos humanos. Las brigadas vecinales de observación de los derechos humanos reclaman una respuesta colectiva que consiste principalmente en:
    •    Observación y documentación de la labor de la policía
    •    Sensibilización a todos los vecinos y vecinas
    •    Denuncia social
    •    Presencia en la calle
    •    Elaboración de Informes de denuncia
    •    Presencia en medios de comunicación
  • Esta vía de respuesta colectiva es la única que puede impedir esta situación y concienciar al resto de la población. Por esto salen a la calle periódica y cotidianamente dando una respuesta a estos controles racistas. Uno de los objetivos de la visibilización y denuncia de esta situación es animar a que los vecinos y vecinas de los diferentes barrios puedan denunciar también (parándose a mirar, interpelando a la policía, etc…) el control social al que nos estamos viendo abocadas todas las personas.
  • La experiencia que se ha producido en la Asamblea de Barrio de Carabanchel confirma este hecho de que la acción colectiva es clave mientras que la mera presencia individual no es tan efectiva. También compartieron su experiencia de que la implicación de las vecinas y vecinos es el camino idóneo para afrontar este problema dado que el propio Ministerio de Interior niega situaciones de desigualdad en la aplicación ilegítima e ilegal de la ley que se dan realmente. Por otra parte la propia policía trata de sancionar estas actividades de  observación y documentación de sus actividades. Comparten además que el debate en la calle es un derecho a recuperar y animan a los barrios, personas individuales, y otros colectivos a seguir practicando el dialogo en torno a esta problemática. Se ponen a su disposición para cualquier consulta o sugerencia.

SOS Racismo
«Exigimos el cierre de los CIEs porque en ellos hay gente que no ha cometido ningún delito»

  • Entendemos que no se puede hablar de derechos de ciudadanía plenos cuando hay un segmento de a población que está siendo perseguido y detenido por el simple hech de encontrarse sin papeles.Por lo tanto, exigimos el cierre de los CIEs (centro de internamiento de extranjeros) ya que en ellos hay gente que no ha cometido ningún delito.
  • Son centros oscuros, opacos y con una carencia manifiesta de derechos básicos, como asistencia sanitaria o condiciones higiénicas básicas. Son además centros en los que se dan múltiples episodios de tortura y malos tratos,  y así lo atestiguan numerosos informes nacionales e internacionales.
  • Además, mostramos nuestra preocupación por el futuro reglamento de los CIEs, que actualmente está redactando el Ministerio del Interior.

Juventud Sin Futuro
«Decimos basta ante el modelo de ciudadanía y juventud que nos imponen»
(Esto es sólo un resumen. Puedes leer la intervención completa aquí)

  • Pretenden que los ciudadanos nos consideremos entre nosotros como enemigos, y nos enfrentemos en una lucha competitiva con el otro para defender nuestras necesidades. Sin embargo para nosotras la ciudadanía no es una categoría vacía y pasiva, sino que se construye a partir de una participación colectiva en la toma de decisiones, y a través de la organización en los espacios que habitamos cotidianamente. Estos últimos meses hemos visto cómo estos dos conceptos de ciudadanía se muestran enfrentados en tanto que representan dos maneras diferentes de entender la política y un claro antagonismo entre lo que ellos nos imponen y lo que nosotras construimos.
  • Históricamente la juventud ha sido un actor fundamental en los procesos de
    movilización; movilización que persigue el mantenimiento y aumento de los derechos sociales. Desde Juventud Sin Futuro hemos tratado de dar nombre a ese sujeto, que sufre cotidianamente la precarización de todos los aspectos de nuestras vidas, por no poder hacer efectivo nuestro derecho constitucional a acceder a una vivienda, a un trabajo digno, o a una educación pública y de calidad.
  • Además no nos sentimos identificadas con las formas institucionales de ejercer la política y entendemos que el joven, al que ellos hacen referencia, no existe. Esta imagen de la juventud responde a unos intereses de quienes nos prefieren, a nosotras las jóvenes, calladas y sumisas, de quienes pretenden que no alcemos la voz cuando vemos cómo nos niegan el futuro imponiendo medidas que benefician a unos pocos y nos precarizan a las grandes mayorías. De nuevo vemos cómo se enfrentan dos concepciones diferentes, en este caso de la
    juventud, que esconden una realidad: lo que quieren que seamos y lo que somos.
  • El tercer concepto que se nos muestra naturalizado es el de crisis. Pretender hacernos creer que esta crisis ha de ser saldada a través de la fórmula de “apretarse el cinturón”. Nosotras somos conscientes, en cambio, de que mientras los beneficios han sido constantemente privatizados, las pérdidas son socializadas. La crisis responde a un sistema económico concreto, y consideramos imprescindible identificar a los culpables. Entendemos que, a diferencia de lo que ellos afirman esto no lo arreglamos entre todos, sino únicamente sin ellos.
  • Es imprescindible reapropiarnos de los conceptos, sin otorgarles un nuevo nombre pero sí dotándoles de un distinto significado. Mantener una visión crítica, para que a su “sentido común” le sustituya nuestro “buen sentir”.
  • Ante el modelo de ciudadanía y juventud que nos imponen nosotras decimos ¡Basta! Nos negamos a concebirnos como ciudadanas por el mero hecho de poder introducir un voto en una urna cada cuatro años; sabemos que es mucho más.

 

Democracia Real Ya
«La democracia no es real porque no cuenta con el ciudadano para las decisiones»

  • Tienen que existiré cauces legales para que la ciudadanía pueda pronunciarse y decidir sobre aquellas cuestiones políticas con las que no está de acuerdo o impulsar las que le parezcan de interés.
  • Actualmente existen las Iniciativas Populares Legislativas (ILP) que realmente no son útiles porque una vez recogidas las firmas, pueden ser echadas abajo por las cámaras de “representantes”. Cabría destacar que ninguna ILP cuenta con el apoyo favorable de la mayoría de los políticos, ya que de ser así no serían necesarias (las sacarían ellos).
  • La cuestión a debate son cuáles pueden ser esos cauces, no tenemos la propuesta definitiva. Igual se podría plantear obligar a los políticos a que con x firmas sea obligatorio realizar un referéndum vinculante.
  • Hay una manifestación internacional el 15 de octubre porque como la ciudadanía no interviene en política ésta decide siempre en favor de los poderes financieros. La democracia no es real porque no se cuenta contigo para las decisiones.

Intervenciones ciudadanas

  • Entre los problemas más acuciantes se encuentra la justicia. La justicia sobre existe entre iguales.
  • Se convoca asamblea contra la privatización del agua y para coordinar acciones de lucha.
  • Se reivindica el papel de las mujeres. Y de aquellas personas que cuidan a las demás. Lo primero que tenemos que hacer los hombres es implicarnos en la igualdad. No competir entre nosotros.
  • Se informa sobre la Flotilla a Gaza y el incumplimiento de los gobiernos del derecho internacional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *